Imagen3

ACERCA DEL SISTEMA

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Sistema abierto, sin exclusividad ni royalties, basado en la aplicación de reglamentos nacionales (CIRSOC 201, INPRES CIRSOC 103 y sus complementarios).
Las tensiones en los elementos verticales son bajas debido a la mayor densidad de tabiques y su comportamiento estructural monolítico, lo que permite reducir los espesores de los muros y utilizar hormigones de clases resistentes moderadas (usualmente en el entorno de H20 a H30).

La precisión dimensional es máxima (tolerancias en el orden de entre 2 y 3 mm), por lo que se reducen notablemente las tareas de supervisión previas al hormigonado y las tareas posteriores al desencofrado. Los desaplomes y descuadres son menores al 5% del total de los muros, lo que ayuda a lograr mejores calidades en terminaciones y fachada.

El uso de este sistema facilita la colocación de aberturas, dado que todos los vanos son iguales y conformes a las medidas especificadas (por el uso de encofrados industrializados de alta calidad), lo que permite estandarizar la fabricación e instalación de carpinterías, asegurando su compra por volumen y prescindiendo de la medición de los vanos uno por uno y del uso de premarcos.

Se programa toda la obra en ciclos cortos que puedan ser mejor controlados. Ofrece mayor previsibilidad y menor incertidumbre en su cumplimiento.

Su empleo permite que un solo operario pueda transportar por sí solo la pieza de encofrado de mayor dimensión, sin la ayuda de ningún medio mecánico (izaje y montaje), lo que resulta en una ventaja en obras que no prevén el uso de grúas.

Estos encofrados emplean además muy pocos accesorios, su montaje es sencillo e intuitivo, sin ningún tipo de herramienta eléctrica ni neumática, y una vez ensamblados no existe posibilidad de errores (sólo existe una forma de armarlos), como las falsas escuadras o fuera de plomo. Los encofrados manoportables de aluminio son reutilizables en hasta alrededor de 1000 a 1500 usos, para no sólo una obra sino también entre proyectos distintos con los ajustes particulares que se requieran para cada caso. La amortización del encofrado se efectiviza en alrededor de 80 a 120 usos dependiendo de las características de cada obra.

La cara de contacto que resulta es semejante a un plano perfecto, de calidad muy superior a la que se logra con los revoques, lo que redunda no sólo en prescindir de este ítem, sino también un menor consumo de materiales para la terminación final y una menor cantidad de rubros de obra.

Como instancia previa a la terminación final, sólo se requieren resanes mínimos en la posición de los elementos de sujeción y unión de los encofrados (corbatas o barras de atado).

Todas las instalaciones son perfectamente adaptables al sistema, al igual que existe un amplio espectro de soluciones para la aislación térmica continua y sin puentes térmicos, perfectamente integrables con el sistema.

Gran potencial para incorporar otros procesos industriales o materiales industrializados, como kits sanitarios o eléctricos, producidos en obra o en planta industrial externa.

El ciclo completo de armado, encofrado, hormigonado y desencofrado puede ser ajustado para una duración diaria, resultando potencialmente en un uso diario de encofrado (1 unidad de vivienda o planta por día).

En muy escaso tiempo, cualquier operario se familiariza totalmente con el sistema y lo maneja con absoluta tranquilidad, especializándose en la realización repetitiva de tareas prestablecidas.

Una secuencia ordenada y prestablecida de tareas, junto con una reducción en la cantidad de actividades (ítems no necesarios, como revoques) o su ejecución simplificada (como, por ejemplo, la instalación de carpinterías o la ejecución de revestimientos delgados sobre muros planos, con aristas definidas y correctamente aplomados) permite trabajar con mano de obra racional, eficiente y especializada por tarea, donde no hay lugar a la improvisación ni actividades que no arrojen valor a la obra construida.

Se reemplazan los trabajos de preparación de morteros en obra y elevación de mamposterías, por montajes de formas. Los encofrados industrializados incluyen además un sistema de protección para los trabajadores, diseñado bajo estrictas normas internacionales, por lo que el entorno de trabajo es seguro y confortable.

Las obras son más limpias y ordenadas, los materiales y la mano de obra son siempre de origen local, y los desperdicios se reducen drásticamente (entre 30 y 50 %): no existen retazos de madera, restos de hormigón en el desencofrado, ni restos de mampostería retirados para canalizar las instalaciones.

No se necesita fabricar el encofrado en el sitio de obra, ni tampoco utilizar herramientas rotopercutoras para realizar picados, lo que redunda además en una menor contaminación acústica en obra.

El uso de estrategias acercadas para la aislación térmica y el aprovechamiento de la masa térmica del hormigón conducen a una sustancial reducción del consumo energético para toda la vida en servicio. Asimismo, la construcción en hormigón reporta una baja huella de carbono en el ciclo de vida completo de la construcción, con una excepcional durabilidad en comparación con cualquier otra materialidad, con mínimos a nulos requerimientos de mantenimiento, en una vida útil comprobada superior a los 100 años.

La reducción de tiempos de obra y de los costos, una mayor eficiencia de la mano de obra, y una mejora en la programación de las actividades, como su reducción o simplificación, redundan en mayor asequibilidad, o bien permitiendo, para el mismo costo, dotar a la vivienda de servicios y atributos adicionales.

El avance tecnológico y del conocimiento en las últimas décadas acerca de sus componentes y procesos, incluyendo un salto cuantitativo en las prestaciones y opciones basadas en el uso de aditivos químicos, permiten a la industria del hormigón elaborado de hoy ofrecer productos de excelente desempeño, con trazabilidad y respaldo.

Las certificaciones de sistemas de gestión de calidad ofrecen además un aval en la elaboración y entrega del hormigón, alineados además con el Modo 1 de producción y recepción del Reglamento CIRSOC 201-05 y de la norma IRAM 1666-20.

La posibilidad del hormigonado monolítico de paredes y losas junto a la precisión de los encofrados modulares industrializados permiten reducir y simplificar notablemente las actividades y consumo de materiales afectados a los trabajos de terminación, así como también prescindir de la repetición de tareas y retrabajos en vista a un proceso más eficientes y de mejor calidad con una única ejecución.

3

VENTAJAS

IMG_20180910_162852872

PROYECTO

El sistema ofrece gran versatilidad en cuanto a las elecciones funcionales, morfológicas, estéticas, al confort requerido, así como las posibilidades de los revestimientos y terminaciones. Admite además el uso combinado con otros sistemas.

Las ventajas de este sistema se optimizan en proyectos que cuenten, como resultado de su proyecto y diseño, con:

· Tabiques suficientes en ambas direcciones y uniformemente repartidos en planta (sobre todo en zonas sísmicas), con luces acordes con los apoyos existentes.

· Simetría y coordinación modular en planta y en vertical

· Alineamiento de tabiques en planta.

· Distribución optimizada de conductos eléctricos, para reducir su cantidad y extensión.

· Concentración de núcleos húmedos.

La estandarización y repetitividad de las estructuras por construir se ve beneficiada con este sistema: a mayor “igualdad” en las estructuras y los pisos, más rápidos y regulares son los ciclos de hormigonado.

El procedimiento de cálculo estructural se basa en el Reglamento CIRSOC 201 y el Reglamento INPRES-CIRSOC 103 para el caso de estructuras en zonas sísmicas.

El montaje de las instalaciones dentro de los muros permite una mayor velocidad de ejecución y un menor costo integral, al incorporarse la instalación dentro del ritmo del colado del hormigón, mientras que la ejecución exterior facilita la coordinación y controles en la obra, así como también favorece la accesibilidad en el futuro mantenimiento o adecuación.

Para conocer más sobre esta etapa, consulte el capítulo 3 del Manual de Vivienda de Hormigón Industrializada en el sitio.
Ir a la página de la Publicación >

Imagen1

ESPECIFICACIÓN DEL HORMIGÓN ELABORADO

Se identifican 3 tipos de hormigones aplicables con este sistema:

· Hormigones convencionales de consistencia fluida a muy fluida

· Hormigones autocompactantes

· Hormigones livianos: celular espumoso, de resistencia y densidad controlada y con agregados livianos

Por razones de productividad es comúnmente deseable lograr ciclos de encofrado-hormigonado-desencofrado-encofrado cortos (diarios, por ejemplo). Por ello, la especificación de la resistencia a la compresión consta habitualmente de requisitos a, al menos, 2 edades:

a. Resistencia a la edad de desencofrado. En ciclos de producción optimizados, usualmente se especifica a 12, 14 o 16 h; en otros casos puede ser a plazo mayor y responde al requerimiento particular. La siguiente tabla muestra los niveles de resistencia mínima que se especifican comúnmente para realizar el desencofrado.

 

b. Resistencia a la edad de diseño (habitualmente 28 días) [f’c]. Su definición se establece de acuerdo con los criterios y requisitos resultantes del diseño y cálculo estructural, y las especificaciones relativas al ambiente de exposición de la estructura por razones de durabilidad. Como criterio usual, en edificaciones de baja y mediana altura, la clase de resistencia a la edad de diseño se especifica en el entorno de 20 MPa y 30 MPa.
Los requisitos relativos a la clase resistente en función a los ambientes de exposición de la estructura son los establecidos en el Reglamento CIRSOC 201.

Los requisitos relativos a la clase resistente en función a los ambientes de exposición de la estructura son los establecidos en el Reglamento CIRSOC 201.

El tamaño máximo del agregado debe cumplir simultáneamente con las siguientes condiciones:

· Menor que 1/3 del espesor de losas, y menor que 1/5 de la menor dimensión lineal en el caso de otros elementos estructurales.

· Menor que 3/4 de la separación mínima libre horizontal o vertical entre dos barras contiguas de armadura, o entre grupos de barras paralelas en contacto directo que actúen como una unidad.

· Menor que 3/4 del espesor de recubrimiento mínimo de las armaduras.

El TMA es habitualmente especificado entre 9,5 y 19,5 mm. Si el hormigonado no es monolítico, para el hormigón de losas podría optarse por un TMA entre 12,5 mm y 25,0 mm. En ambos casos, en la elección prevalece el cumplimiento de las 3 condiciones anteriores. Cuando se utilizan paneles de EPS como alma de los muros de la envolvente perimetral para su aislación térmica, y el espesor de hormigón previsto en cada cara sea menor a 4 cm, el TMA debe reducirse a 9,5 mm.

El proceso de elaboración, transporte, entrega y control de la producción del hormigón elaborado debe realizarse de acuerdo con la norma IRAM 1666-20. El control de recepción se realiza según el Reglamento CIRSOC 201.

Para conocer más acerca de la tecnología del hormigón aplicable al sistema, y las especificaciones aplicables al uso de hormigones livianos, consultar el capítulo 1 del Manual de Vivienda de Hormigón Industrializada en el sitio . Ir a la página de la Publicación >

IMG_9849

EJECUCIÓN

Conozca en unos pocos minutos cómo ejecutar un proyecto con este sistema con los siguientes videos:

En comparación con la construcción con un sistema tradicional de estructura aporticada de vigas y columnas, y cierre de vanos con mamposterías, el sistema de construcción industrializada en el sitio demuestra:

· Un rendimiento de la mano de obra de casi el doble de metro cuadrado de proyecto: 0,75 a 0,9 HH / m2 de proyecto para el sistema industrializado versus 1,6 a 2,0 HH / m2 con un sistema tradicional. El consumo de mano de obra en tareas de encofrado con el sistema industrializado es del orden de 0,17 a 0,25 HH/m² de encofrado.

· La productividad de la obra gruesa aumenta alrededor del 90 %, y la de las terminaciones entre 35 y 50 % respecto a la construcción tradicional. Típicamente se ejecutan entre 100 m² y 200 m² de área construida o de proyecto/día con un único juego de moldes para el sistema industrializado, en comparación con un rendimiento del orden 200 m² / 4 días (50 m²/día) considerando una estructura equivalente de elementos verticales y horizontales, sin incluir la ejecución de mamposterías

· El costo del ítem de terminaciones se reduce en torno a un 30 %.

· En términos promedio, la cuadrilla típica de obra húmeda para un proyecto con unidades de 60 m2 de superficie es de 14 a 17 operarios; para unidades de 130 m2 se estima en 18 operarios.

Para conocer más acerca de la ejecución de proyectos con este sistema, consulte el capítulo 4 del Manual de Vivienda de Hormigón Industrializada en el sitio. Además, en su capítulo 2 puede profundizar los aspectos relativos encofrados, y en los capítulos 9 y 10 los aspectos relativos a indicadores de productividad y control de calidad por la inspección. Ir a la página de la Publicación >

IMG_4510

SUBSISTEMAS

Este sistema garantiza concebir vanos con un grado de precisión muy alto, permitiendo prescindir de un premarco y la medición de los vanos uno por uno, para realizar una compra de las carpinterías por volumen, minimizando tiempos y costos.

Las aberturas de PVC son recomendables en función a sus prestaciones en términos de sostenibilidad, precisión dimensional, terminación y resistencia al envejecimiento. La elección de un vidrio debe tener presente los requerimientos de aislación térmica-acústica, como así también las posibles consecuencias en caso de rotura. El doble vidriado hermético aislante (DVH) es considerado el estándar mínimo a considerar en cualquier especificación, existiendo también otras alternativas aún más eficientes. Siempre es importante que el usuario considere adquirir aberturas que cuenten con etiquetado de eficiencia energética.

Para conocer más acerca de la ejecución de proyectos con este sistema, consulte el capítulo 8 del Manual de Vivienda de Hormigón Industrializada en el sitio Ir a la página de la Publicación >

Algunas de las alternativas más recurrentes son:

· Incorporar un panel aislante térmico de EPS con malla de acero en el alma del muro.

· Utilizar una aislación térmica sobre la cara exterior con un sistema de aislación térmica exterior integral (SATE / EIFS) o la aplicación de un revoque termoaislante.

· Prever una aislación térmica en la cara interior con un sistema de aislación térmica integral, un revoque termoaislante o un emplacado con un aislante térmico (EPS, lana de vidrio u otro) revestido con placas de roca de yeso.

En planos horizontales (cubiertas accesibles e inaccesibles) se utilizan usualmente placas de techo invertido de poliestireno expandido, o placas de EPS por debajo del contrapiso de la terraza.

El nivel mínimo de aislamiento térmico en la envolvente térmica perimetral debe ser el B según norma IRAM 11605. Asimismo, la norma IRAM 11658-1/2 se aplica al análisis de puentes térmicos en 2 dimensiones (plano) con software especializados, aunque también puede emplearse la norma IRAM 11605 con un procedimiento de análisis simplificado en 1 dimensión a través del cálculo de la transmitancia térmica del puente térmico.

Para conocer más acerca de la ejecución de proyectos con este sistema, consulte el capítulo 6 del Manual de Vivienda de Hormigón Industrializada en el sitio Ir a la página de la Publicación >

Este sistema constructivo admite 2 formas para la ejecución de las instalaciones:

· Realizar su tendido dentro de los muros, quedando los conductos y accesorios embutidos en el hormigón.

· Ejecutar las instalaciones fuera de los muros. Las cañerías y accesorios se colocan una vez realizado el desencofrado, en plenos o como instalaciones montadas sobre los muros, para quedar a la vista o ser ocultas con un contramuro o revestimiento en seco.

Se admite embutir en los tabiques de hormigón a aquellos conductos que cumplan lo siguiente:

· No ocasionar variaciones de temperatura en el contacto entre el conducto y el hormigón mayores a los 15 °C.

· La presión interna en el conducto sea menor que
0,3 MPa.

· El diámetro del conducto no supere los 50 mm (para muros de 10 cm de espesor).

· Cuando el diámetro del conducto es mayor que la mitad del espesor del tabique menos el espesor correspondiente al recubrimiento de armadura, se admite que el diámetro del conducto sea de hasta el
66 % del espesor del tabique menos el espesor correspondiente al recubrimiento de armadura, siempre que se incorpore un refuerzo de malla de acero en ambos lados del conducto, con un sobreancho mínimo de 50 cm a cada lado.

· En el caso de conductos metálicos, los mismos no deben estar en contacto con la armadura para evitar fenómenos de corrosión galvánica.

La aplicación intensiva de este sistema invita al uso de kits pre-armados para las instalaciones sanitaria y eléctrica, preparados en fábrica o a pie de obra en un sector previsto en el obrador, para ser recibidos en el frente de trabajo ya listos para su montaje. Esto no sólo agiliza los procesos constructivos, sino también garantiza la calidad final del producto por los controles de aceptación previos a su transporte al frente de obra.

Para conocer más acerca de la ejecución de proyectos con este sistema, consulte el capítulo 5 del Manual de Vivienda de Hormigón Industrializada en el sitio Ir a la página de la Publicación >

Existen diferentes posibilidades de acabados para la superficie de hormigón:

· Hormigón visto sin revestimientos adicionales

· Revestimientos delgados de terminación lisa o texturada (interiores: yeso, enduido, pintura; exteriores: revestimientos acrílicos, revestimientos poliuretánicos, base coat)

· Sistemas de aislamiento térmico acompañados por un revestimiento de terminación final.

En el caso b, las tareas se simplifican notablemente con este sistema en comparación con los vanos de mampostería, por lo que su espesor suele no superar los 3 a 4 mm.

Para conocer más acerca de la ejecución de proyectos con este sistema, consulte el capítulo 7 del Manual de Vivienda de Hormigón Industrializada en el sitio Ir a la página de la Publicación >

a9e159ab-2d6e-4bd2-a42a-2f407ce2a7d9

CONTROL DE CALIDAD

El control por la inspección se realiza mediante el método de observación, utilizando listas de chequeo.

Para conocer acerca de la estructura de controles a realizar y las tolerancias admisibles en el control geométrico consulte el capítulo 10 del Manual de Vivienda de Hormigón Industrializada en el sitio. Ir a la página de la Publicación >